martes, enero 27, 2009

La boca pequeña del Club más Tolerante de toda España

Resulta que esta organización tabaquil, osa pronunciarse sobre las últimas hazañas protagonizadas por la OCU. El sindicato del vicio, que dice apoyar a más de diez millones de personas en España, ha hablado.

Su primera falacia manipuladora es la de llamar a sus seguidores "consumidores", de tabaco, efectivamente, pero consumidores. En tal caso, nos encontramos con una organización de consumidores que no defiende los derechos específicos de ciertos consumidores, qué curioso.

Siguiendo con el chantaje emocional, lo que la gente entendería como “fumadores”, ellos ahora lo llaman “personas que fuman”. Parece que de la noche a la mañana no se sienten orgullosos de su identidad. Eso sí que es gracioso, máxime cuando ellos son un club de “fumadores”. ¿Qué pasa? ¿Que ya les da vergüenza que los llamen así? Pues digámoslo más alto y despacio: F-U-M-A-D-O-R-E-S, aunque a mi no me parece un término adecuado tampoco, como tampoco lo es, por su intención –mala intención-, eso de “personas que fuman” en ese contexto.

Luego está su repetitiva y estúpida reivindicación: fumar en más sitios cerrados. Porque he de entender que eso de que “los que fuman tienen derecho a un espacio donde fumar” significa que les parecen pocos los espacios que tienen. O sea, pueden fumar en la sede de su club, en casi 500.000 km2 al aire libre por toda España y en tres cuartas partes de los locales de ocio pero, aun así, ¿no es suficiente?.

La clave de la extrañeza está aquí en que el Club no es de consumidores, ni de fumadores, ni de personas que fuman, ni de adictos a la nicotina, ni nada. Que se hagan pasar por consumidores es algo tan grotesco como lo sería si la Patronal se hiciese pasar por el Sindicato. Los sindicalistas del vicio no defienden a los consumidores de tabaco, sino a los vendedores de tabaco.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Como complemento a tu artículo, unos datos más:

QUIENES SON "EL CLUB DE FUMADORES POR LA TOLERANCIA"

(fuente: Un mapa de los actores pro tabaco en España , Lluís Granero / Joan Ramón Villalbí / Raquel Gallego, Gaceta Sanitaria)

http://scielo.isciii.es/scielo.php?pid=S0213-91112004000700006&script=sci_arttext

Dada su falta de credibilidad social, la industria tabaquera crea en diversos países organizaciones pantalla para expresar sus posiciones ante los medios de comunicación, con frecuencia bajo la forma de «asociaciones de fumadores por la tolerancia». En España, organizaron el Club de Fumadores por la Tolerancia a principios de los años noventa, y a escala internacional podemos citar las organizaciones Smokepeace en Europa y la National Smokers Alliance en Estados Unidos. Poseen fuertes vínculos con el gobierno: han sido recibidos en la Moncloa (con reflejo en la prensa), y Mariano Rajoy, secretario general del Partido Popular y vicepresidente del Gobierno en ese momento (diciembre de 2003), recibió su premio anual. Entre sus miembros destacan el humorista Antonio Mingote (presidente) y el escritor recientemente fallecido Fernando Vizcaíno Casas (vicepresidente) en el plano representativo, mientras que en el plano funcional actúa su director, Álvaro Garrido. Esta organización recibe el apoyo incondicional y directo de Philip Morris, cuya intención de crear el club estaba incluida en un documento de estrategia interno desvelado a partir de los juicios en Estados Unidos, reproducido en la prensa4. Su órgano de difusión es la revista El Fumador, editada por el propio club, y tienen también un portal en Internet (http://www.clubfumadores.org/).

salsa malaga dijo...

Yo les sigo llamando por su nombre: enfermos de tabaquismo. Les jode.

;-)

Un saludo. Antonio.

Tercera Opinión dijo...

Pensar que existen personas que dependen de una sustancia es demasiado triste para ser real.

Pero lo es, ahí es nada.

Un saludo.

-------
http://www.terceraopinion.ent

Iracundo dijo...

Algunos documentos son muy aclaradores. Nos recuerdan lo peligroso que es permitir que una droga sea legalizada y se cree una industria alrededodr de ella.

Ya el colmo, es que sea el estado mismo el interesado y protector de esa industria. Aquí un poco de historia tabaquera aclaratoria:

http://personal.us.es/alporu/fabricatabaco/contrabando.htm